Si te mudas a tu nueva vivienda tendrás que llevar a cabo una serie de trámites para equiparla de una forma adecuada que te permita vivir con todas las comodidades posibles.

Suministros de luz y gas

Antes de instalarte en tu nuevo hogar, tienes que comprobar el estado de los suministros de luz y gas natural. En caso de que no haya ninguno de estos, tendrás que contactar con una compañía para que dé de alta la luz y el gas.

Esa compañía, a su vez, contactará con una distribuidora, quien se encargará de la instalación de los puntos de suministros en tu nueva vivienda.

Una vez que tu nuevo hogar cuente con los puntos de suministros de luz y gas, es necesario dar de alta ambos servicios. Si te cuestionas cuánto cuesta dar de alta la luz, es necesario saber que hay que pagar una serie de costes, para disfrutar de electricidad en tu domicilio. Se trata de los derechos de alta de la luz. A continuación te los facilitamos:

  • Derechos de extensión: 17,37 euros por kilovatio más IVA.
  • Derechos de acceso: 19,40 euros por kilovatio más IVA.
  • Derechos de enganche: 9,04 euros más IVA.

Cuando estén dados de alta los suministros en tu nuevo hogar, tendrás que incluir en tu contrato una tarifa de luz y gas. Para ello puedes utilizar una herramienta muy útil. Se trata de un comparador de luz y gas. Podrás hacer una comparativa de todo lo ofertado y elegir lo que mejor se adapte a tus condiciones.

No elijas una tarifa porque tenga un precio económico. Para hacer una buena elección, ten en cuenta las personas que viven en tu nuevo hogar y el número de aparatos eléctricos que se vayan a usar. Cuando hayas elegido una tarifa de luz y gas, solo te quedará disfrutar de tu nuevo hogar.

Consejos para tu mudanza

Te damos una serie de sugerencias para facilitarte la tarea de mudarte a tu nueva vivienda.

  • Antes de empezar a empaquetar, haz un listado a modo de inventario con todas tus pertenencias.
  • Una vez que hayas hecho tu inventario, te aconsejamos que hagas una división de todos tus enseres. Por un lado, todo lo que quieres mantener y trasladar a tu nueva vivienda, y por otro lado aquello que quieres dejar atrás. Te sugerimos que todo aquello que esté en mal estado o que no uses mucho, lo dejes atrás, es decir, que lo dones, o lo recicles y no lo traslades a tu nuevo domicilio.
  • Cuando tengas todo lo que quieres llevarte seleccionado, mételo en cajas de cartón o bolsas resistentes para que no se dañe nada y todo llegue en perfecto estado.
  • Etiqueta las cajas o las bolsas que utilices. Esto es una buena medida de control para saber cómo localizar cada cosa posteriormente cuando estés en tu nuevo hogar.
  • Pide ayuda a profesionales para tu mudanza. De esta forma ahorrarás tiempo y podrás ocuparte de otras cosas relacionadas con tu traslado.

Te animamos a que comiences tu mudanza con ganas y positividad. Si sigues nuestros consejos te resultará todo más fácil. ¡Piensa que pronto disfrutarás de tu nuevo hogar!

0